Incubadoras, Aceleradoras, inicios para emprender

Ya hemos hablado del emprendedor y de las dificultades con las que se encuentra para impulsar su idea de negocio. Ahora queremos hablar de los apoyos con los que cuenta cualquier emprendedor con una idea para generar negocio, ocupación y empleo.

En este sentido nos encontramos con dos grandes tipos de apoyos o ayudas: las Incubadoras y las Aceleradoras de Empresas. Pero ¿Qué son las Incubadoras? ¿Y las Aceleradoras? ¿En qué se asemejan y en que se diferencian? Vamos a intentar poner luz a estos conceptos con las miradas puestas en ayudar a la toma de decisiones del emprendedor.

 Incubadoras:

Básicamente, una incubadora de empresas es un espacio enfocado a facilitar el surgimiento de nuevos negocios, ya sean de base tradicional o tecnológico, ofreciendo asistencia para que las nuevas empresas sobrevivan y crezcan durante sus primeros pasos que, por otra parte, son los más vulnerables.

Generalmente la incubadoras ofrecen, por tiempo limitado, espacios físicos compartidos dónde han de conseguir independizarse de la incubadora ya que podrán enfrentarse, por ellas mismas, al mundo de los negocios. Las incubadoras también ofrecen a las empresas asesoramiento técnico, de capacitación y consultoría, financiamiento preferencial, agenda de contactos comerciales, alquileres flexibles y asequibles y la posibilidad de compartir gastos logísticos necesarios para el funcionamiento diario (limpieza, agua, teléfono, vigilancia, etc…) con unos costos menores de los de mercado.

Pero una incubadora no se limita a facilitar los espacios para la nueva empresa. Las incubadoras cuentan también con programas de incentivos a la creación de negocios con una buena proyección competitiva, con espacios para compartir experiencias, generando sinergias enfocadas a contribuir a la creatividad y la adquisición de capacidades.

Resumiendo, una Incubadora de Empresas ofrece al emprendedor herramientas e infraestructuras necesarias para realizar los primeros pasos de la iniciativa emprendedora del nuevo empresario, por tiempo limitado y con costes moderados para no perjudicar la tesorería de la nueva iniciativa.

Aceleradoras

Las aceleradoras de empresas son empresas que ayudan a nuevas iniciativas en sus fases finales, en este aspecto se asemejan mucho a las Incubadoras, pero más relacionados con los business angels, de hecho, algunas de ellas se encuentran dirigidas por experimentados ángeles. Aunque no exclusivamente, se orientan de forma inequívoca hacia los proyectos tecnológicos y con vocación online.

Como su nombre indica, las aceleradoras buscan acelerar el desarrollo de un proyecto en su fase inicial, también llamada fase semilla. Ofrecen varios programas a los que los emprendedores pueden acogerse y participar. Luego, tras un importante filtro y selección previas, dónde los gestores y mentores de la aceleradora, buscan seleccionar los proyectos con mayor potencial de crecimiento y capacidad de ejecución de su equipo.

Pero ¿Qué aporta una Aceleradora al nuevo emprendedor?

De entrada contará con una mayor liquidez gracias al capital aportado por la aceleradora, compartirá espacios dónde desarrollar su proyecto, contando con el apoyo de sus mentores, contacto directo con inversores i business angels, apoyo en temas de marketing, desarrollo y otros ámbitos de despegue empresarial. Todas estas aportaciones encaminadas a verse reflejadas en un corto espacio de tiempo, en el crecimiento intensivo de la nueva empresa.

A cambio, el emprendedor corresponderá con un porcentaje de sus ingresos percibidos en los ejercicios venideros y según lo pactado de forma previa con los Partners de la Aceleradora de Empresas.

La principal diferencia con las incubadoras, la encontramos en el echo del compromiso económico del nuevo empresario con los business angels que han apostado por su negocio ofreciendo financiación y tesorería, espacios y logística para llevarlo al éxito.

Así pues, las principales diferencias entre una Incubadora y una Aceleradora de Empresas, es el compromiso directo y financiero de las Aceleradoras con un proyecto determinado y por el que apuestan de forma clara. Las incubadoras no obligan al emprendedor a ningún compromiso para con la organización y solo ofrecen espacios, logística y acceso a financiación preferencial y también programas de asesoramiento.

Optar por una u otra opción es una decisión difícil y que solo el emprendedor será capaz de tomar una vez comparadas, de forma exhaustiva, ventajas e inconvenientes que podemos encontrar en las dos opciones de iniciar nuestra aventura empresarial.

Por otro lado, las herramientas de gestión global basadas en la nube, como el BIZ360 impulsado por Open Mind Systems, son también de ayuda para el emprendedor, independientemente de porque forma de inicio de su empresa opte, ya sea incubadora o aceleradora, el emprendedor necesitará de herramientas para la toma de decisiones diarias que complementaran las ayudas recibidas en sus primeros pasos desde la aceleradora o la incubadora.

Conscientes de la importancia de los primeros pasos de un nuevo negocio y de que toda ayuda es bien recibida, Open Mind Systems, trabaja en herramientas globales y lo hace de la mano de Centros Europeos de Empresas Innovadoras para ofrecer el BIZ360 a los nuevos empresarios y también lo hace ofreciendo su gestión integrada y global a empresas que ya funcionan en este difícil mundo de los negocios.

Recent Posts
Comments
  • Sr WordPress
    Responder

    Hola, esto es un comentario.
    Para borrar un comentario simplemente accede y revisa los comentarios de la entrada. Ahí tendrás la opción de editarlo o borrarlo.

Leave a Comment